miércoles, 7 de mayo de 2008

Cristianos de diversas confesiones celebrarán unidos la vigilia de Pentecostés

El Foro Ecuménico Pentecostés, compuesto por fieles de las diversas confesiones cristianas presentes en España ha convocado a todos los cristianos a unirse en oración ante la festividad de Pentecostés, que se celebra el próximo domingo. Con este motivo organizan, un año más, una Vigilia de oración ecuménica en Madrid, el sábado, 10 de mayo.

Esta Vigilia tendrá, según la convocatoria del Foro Ecuménico Pentecostés: “un carácter esencialmente fraterno, eclesial, ecuménico, de unidad y de pluralidad entre todos los llamados a formar un solo Cuerpo y que profesamos un mismo Bautismo, un sólo Señor y una sola Fe”

Asimismo dicen los convocantes que “surge también con la inquietud de ofrecer un espacio celebrativo y abierto a la vida, al arte y a los diferentes dones: la Palabra, la danza, la música, la poesía, el silencio, la reflexión y el compartir orante”.

De hecho, previo al culto religioso propiamente dicho, se invitará a los asistentes a su llegada hacia las 17:30 horas, a unirse a talleres preparados para exponer las respuestas del movimiento ecuménico mundial a los grandes acontecimientos atravesados por la Humanidad en los últimos cien años, con el fin de iluminar el compromiso que los cristianos están llamados a dar en el mundo actual.

La Vigilia de oración comenzará a las 22:00 horas y constará de lecturas bíblicas seguidas de danzas, cantos, y la reflexión personal y comunitaria en pos de la unidad de todos los cristianos, centrada en la invocación al Espíritu Santo.

El lema elegido para este año: “No ceséis de orar” (I Tesalonicenses 5, 17), se propuso (www.oikumene.org) para la “Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos”, que celebran todas las confesiones cristianas del mundo (del 18 al 25 de enero) y que este 2008 ha cumplido cien años.

Pentecostés lo festejan en el mundo entero todas los cristianos, 50 días después de Pascua de Resurrección. Celebran el descenso del Espíritu Santo sobre los apóstoles iniciándose así su actividad como Iglesia, que asistida por Él, recibe el valor, la comprensión, la libertad y la fuerza para buscar la comunión universal con todos los pueblos de la Tierra (Hechos de los Apóstoles 2, 1-41). Por este motivo es la fecha escogida por el movimiento ecuménico para orar juntos por la unidad de todos los cristianos a fin de ofrecer al mundo un testimonio común de fe en el Evangelio.

Madrid, 5 de mayo de 2008